“La vida me enseñó que solo se puede transmitir e inspirar

lo que se ha vivido y se ha transformado maravillosamente”

Patricia González

Cuando los sueños se hacen realidad es porque previamente los hemos imaginado, recreado, necesitado, concebido una idea que hemos estructurado tal vez en etapas, momentos, y nos lanzamos,  por eso es que cada sueño tiene su historia.

Este sueño nace fundamentalmente por haber percibido una necesidad de atención especializada en las familias que reciben un niño con alguna condición o problema de desarrollo físico, social, cognitivo, educativo. Luego, fuimos abriendo nuestro campo de atención para cubrir así a  otros miembros de la familia que también necesitaban nuestra ayuda.

Avanti es hoy un centro de atención integral para la familia con el objetivo de  acompañarlas   a desarrollar el máximo potencial de cada uno de sus miembros, potenciar sus habilidades y fortalezas minimizando sus dificultades. Es un centro que cuenta con un equipo interdisciplinario y herramientas para robustecer el desarrollo y la independencia del ser humano en su esfera física, cognitiva, social y emocional.

Se ofrece:

·         Fisioterapia.

·         Terapia ocupacional.

·         Terapia de lenguaje.

·         Piscología.

·         Psicopedagogía.

·         Medicina física y rehabilitación.

·         Acompañamiento a padres durante el primer año de sus hijos.

·         Sensibilización y educación a escuelas y organizaciones sobre inclusión en aulas escolares o entornos laborales.

·         Programa de Escuela de Espalda.

Actualmente contamos con terapias en la sede de Avanti, a domicilio y online, de acuerdo a las necesidades del paciente y la situación correspondiente.

La familia es la base de la sociedad y es en ella donde se forma la mayor cantidad de posibilidades,  desde nuestro centro promovemos siempre el empoderamiento de las familias en el conocimiento y desarrollo de todos los planes terapéuticos que impartimos, considerando que el éxito del ser humano se logra trabajando en equipo, en nuestro caso un equipo conformado por la familia, el centro terapéutico, la escuela o trabajo, la sociedad y, por supuesto, el individuo.

En estos momentos de pandemia donde cada uno de nosotros se ha recluido en su propia familia reconocemos aún más la importancia que esta tiene en el buen desarrollo emocional de los niños, funcionando así como una contención ante todo lo que está existiendo alrededor.

Si recordamos nuestro lema “Crece sonríe y avanza”, no podemos dejar de pensar en que eso es lo que queremos lograr con cada una de las familias que asisten a nuestro centro, que crezcan, sonrían y avancen. Cada una a su ritmo y respetando sus individualidades.