Cualquier actividad puedes hacerla más llevadera si te consigues un compañero de actividad física, pues la responsabilidad compartida es más difícil dejarla

El ejercicio físico es la realización de movimientos corporales organizados y repetitivos con el objetivo fundamental de mantener una buena salud, favoreciendo el bienestar físico y mental.

Hoy más que nunca es importante tener una rutina de ejercicio, pues la vida se ha hecho bastante sedentaria debido a los cambios en los hábitos cotidianos de la población, motivados –en parte- por el uso cada vez mayor de las tecnologías, que hace cada vez menos necesario moverse de un lugar a otro, incluso los esparcimientos son cada vez mayores frente a un teléfono celular con múltiples funciones que facilita un sinfín de actividades gratas. En estos momentos el sedentarismo es aún mayor causado por la imperiosa necesidad de mantenerse en casa, protegiéndonos de la pandemia.

Seguramente has observado la presencia de dolores en tu cuerpo cuando te ves obligado a permanecer mucho tiempo en cama, en la misma postura o frente al computador mucho rato, esto es un signo claro de que te hace falta ejercicio físico.

El ejercicio físico es importante y necesario durante todo el transcurrir de la vida. En el caso de los niños nos gusta llevarlos al parque para que corran y se diviertan, esa es una rutina de ejercicio, también pueden empezar a hacer algún deporte, excursiones en familia, ir a la piscina, todas esas actividades físicas favorecen el crecimiento, mejoran la capacidad respiratoria, ayuda a crear hábitos que al regularizarlos se va adquiriendo placer por la actividad, crea responsabilidad al cumplir con la rutina, ayuda a socializar, a frenar impulsos, a desarrollar el movimiento coordinado. El ejercicio influye positivamente en el desarrollo intelectual y emocional de niños y adolescentes. Propiciemos, como padres, la actividad física.

En el caso de la persona adulta es un imperativo para una vida sana y larga en salud. Si tienes tiempo que no haces ejercicio o nunca lo has hecho, puedes empezar con unos 15 o 20 minutos de caminata que luego vas aumentando a medida que te vas fortaleciendo. Hay muchas opciones de ejercicio: caminar, ir a un gimnasio, practicar un deporte, bailar, entre muchas otras. Cualquiera de esas actividades puedes hacerla más llevadera si te consigues un compañero de actividad física, pues la responsabilidad compartida es más difícil dejarla.

Algunos de los beneficios que ofrece el ejercicio físico se resumen en: fortalecer nuestro sistema respiratorio; aumentar la circulación cerebral mejorando los procesos del pensamiento; ayudar a mantener en buenas condiciones nuestro sistema inmunológico y con ello nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, osteoporosis, entre otras; además, combate los estados depresivos. El ejercicio físico contribuye en la pérdida de peso, siempre y cuando esté acompañado de una buena alimentación.

Existen dos tipos de ejercicios en la práctica física: los ejercicios aeróbicos, que se hacen por un tiempo prolongado, trabajan la resistencia, capacidad pulmonar y ayudan a quemar grasa. Por ejemplo: bailar, caminar, trotar, nadar, tenis, etc. y los anaeróbicos que son más intensos y de menor duración, fortalecen los músculos y se desarrolla flexibilidad. Por ejemplo, ejercicios con pesas, abdominales, carreras a gran velocidad, entre otros.

Si bien el ejercicio físico se aconseja para toda persona de cualquier edad, es importante consultar con el médico las actividades físicas apropiadas para cada quien y cuáles son no convenientes. Igualmente les sugerimos consultar el siguiente link donde aparecen las recomendaciones mundiales de la OMS sobre la actividad física para la salud: https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/

Cuida tu salud, ejercítate y sin duda serás más sano y más feliz.