“Que el mundo vea que nos sentimos felices, a veces con una alegría tan intensa, privada y global que eclipsa cualquier cosa que el mundo podría sentir”, Julia Bascom

Foto: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=93440

La frase conocida como trastornos del espectro autista (TEA) se refiere a un grupo de trastornos complejos asociados con el neurodesarrollo del niño y están relacionados con dificultad en la interacción social, el uso del lenguaje y la presencia de conductas repetitivas y restringidas. El nivel de compromiso de esas funciones varía según la patología diagnosticada. Dentro de los TEA se conocen el trastorno autista, trastorno desintegrativo infantil, trastorno de Asperger y trastorno generalizado del desarrollo no especificado.

Cuando el niño con TEA empieza a crecer no hay nada que muestre que haya algo fuera de lo común, pero a medida que va pasando el tiempo se puede apreciar que su comunicación, la manera de actuar socialmente y su comportamiento son diferentes, incluso que su manera de aprender es distinta, de hecho, hay niños con gran capacidad intelectual que los ayuda a ser independientes, y otros, en cambio, que necesitan mayor ayuda para llevar adelante el proceso de aprendizaje. También es posible que algunos niños pierdan, inexplicablemente, una habilidad específica ya adquirida, como el lenguaje, por ejemplo.

Cuando el niño con TEA empieza a crecer no hay nada que muestre que haya algo fuera de lo común, pero a medida que va pasando el tiempo se puede apreciar que su comunicación, la manera de actuar socialmente y su comportamiento son diferentes

Hacer el diagnóstico no es muy sencillo, para ello los médicos observan el comportamiento y el desarrollo en general del infante. En casos afortunados puede haber un diagnóstico a los 18 meses; sin embargo, muchos reciben un diagnóstico tardío con lo cual se pierde un tiempo valioso para su atención. La intervención temprana contribuye enormemente en el desarrollo de estos niños. La causa de la aparición de este trastorno no es conocida con precisión. Este trastorno aparece mayormente en niños que en niñas.

Si observas que tu hijo puede tener un problema en la forma en que juega, aprende, habla o actúa, informa de ello al pediatra de tu hijo y háblele de tus inquietudes. No esperes si ves que tu niño pierde habilidades adquiridas y que no se cumplen en él los desarrollos esperados para su edad, en ese momento es importante consultar con el especialista. Al tener el diagnóstico, lo conveniente es buscar ayuda en centros y asociaciones especializados que guiarán las terapias que necesitará para su desarrollo. No te obsesiones con el diagnóstico, lo importante es leer, estar informado, observar a tu niño para que puedas apreciar sus avances y acompañarlo en cada una de sus etapas. Te recomendamos leer el artículo de Melisa Tuya (madre de un niño autista) en el sitio https://verne.elpais.com/verne/2017/05/23/articulo/1495525241_490177.html

Si observas que tu hijo puede tener un problema en la forma en que juega, aprende, habla o actúa, informa de ello al pediatra de tu hijo y háblele de tus inquietudes

También es importante compartir lo que dicen los niños con esta condición y para ello queremos dejarte este fragmento del texto “La alegría obsesiva” de Julia Bascom, escribe en su blog “Just Stimming” y colabora con diversos medios de comunicación. Si pudiera cambiar tres cosas acerca de cómo el mundo ve el autismo, posiblemente serían estas: Que el mundo vea que nos sentimos felices, a veces con una alegría tan intensa, privada y global que eclipsa cualquier cosa que el mundo podría sentir; Que el mundo deje de castigar nuestra alegría, de parar nuestros aleteos y eliminar los intereses “no apropiados para nuestra edad”, que deje de avergonzarse de nosotros y de iluminarnos con luz de gas, en la creencia de que nunca estamos y nunca podemos ser felices; y para que nuestra alegría sea valiosa en sí misma, será visto como una condición necesaria y como una hermosa parte de nuestra discapacidad, buscada y compartida.

Vivimos en un mundo lleno de diferencias, que debemos apreciar, compartir e integrar.Este mes, dedicado al TEA, te estaremos dando información importante que seguramente puede guiarte si tienes a alguien cercano con este diagnóstico o te parece que puedes tenerlo.